Creado por designlar

2013-04-29

Ya aparecieron 150 perros, gatos y aves sin vida. Por eso, se declaró en esa localidad cordobesa la emergencia sanitaria. Hoy se suspendieron las clases.

Por la aparición de gran cantidad de animales muertos, la Municipalidad de Deán Funes declaró la emergencia sanitaria y en ese marco se dispuso que hoy no haya clases.

Lo indicó el subsecretario de Salud y Medio Ambiente local, Carlos Gómez. Ya son 150 los perros muertos.

Tras ello dijo que se cree que un grupo organizado estaría tras la matanza masiva, dado que se encontraron cebos con la forma de una albóndiga por toda la ciudad en los mismos horarios.

"Nos enteramos de muertes de aves en la plaza principal y en algunos lugares de la ciudad. También un par de gatos y gallinas muertas", añadió. "Creemos que una sola persona no puede hacerlo", apuntó.

"La otra vez consumían el cebo y se morían en el acto. Esta vez tienen convulsiones y creemos que no es la misma sustancia", señaló.

Gómez dijo que se trata de identificar qué sustancia está provocando la muerte, mientras se decretó el alerta sanitario.

"Se tomaron muestras porque se encontraron cebos distribuidos al azar en la ciudad, con la apariencia de un chicharrón con cristales blancos en el interior, y eso se envió a Policía Judicial, Toxicolgía de la provincia y al Hospital de Niños", agregó.

Así las cosas, se espera que en las próximas horas se conozcan los resultados para establecer si este elemento es el que causa la muerte de animales. Y en ese caso, luego quien las distribuye.

La veterinaria María Gabriela Elizondo indicó a Cadena 3que se trataría de un agroquímico de alto poder de toxicidad.

En tanto, la Municipalidad está recolectando los cadáveres para poner en resguardo a la población. 

Cabe recordar que entre diciembre y enero pasados se encontraron casi 200 perros muertos. 

Recomendaciones a la población

-No tocar los cadáveres de los animales, ni sustancias o elementos de los alrededores.

-Los avisos se receptan llamando al 03521 - 15 411123. 

-Tratar de permanecer en los hogares y no dejar salir a las mascotas.